Descripción del proyecto

METEO

INFO

DATOS DE RUTA

Método de Información de Excursiones (MIDE)

El MIDE es un método para valorar el grado de dificultad y exposición de los itinerarios de montaña, recomendado por la Federación de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), entre otras federaciones. Tiene como finalidad la prevención de accidentes, unificando los criterios de exigencia técnica y física de los recorridos. De esta manera, se consigue una clasificación más objetiva de los mismos.

Cada cuadro informativo MIDE consta de dos columnas: la de la izquierda, contiene una información de referencia del itinerario, como el horario, desniveles, distancia etc. Por otra parte, en columna de la derecha se muestra información relativa a diferentes aspectos de la dificultad de la ruta. La escala de valoración se mide  del 1 al 5 (de menor a mayor).

Este método, otorga una información base en un medio cambiante, por lo tanto, debemos tener en cuenta que las condiciones del terreno pueden variar considerablemente. Por este motivo, siempre se recomienda consultar el estado del itinerario antes de partir.

DIAGRAMA DE LA RUTA

Explora el track de la ruta

  • El diagrama se sincroniza con el track para analizar la evolución de los desniveles a lo largo de la ruta.
  • Selecciona cualquier punto del track en el mapa y lo podrás ver proyectado en el diagrama.
  • Haz clic sobre los puntos de referencia  para su reconocimiento y posicionamiento en un mapa externo.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

RESUMEN

El macizo de los Picos del Infierno cuenta con una de las aristas transitables más espectaculares del Pirineo. Es más, su ruta de ascensión desde Panticosa lo tiene casi todo:

  • Bosque
  • Cascadas
  • Barrancos
  • Fuertes pendientes
  • Llanos
  • Lagos
  • Nieve
  • Roca
  • Trepadas
  • Arista…

El itinerario transcurre hasta el Cuello del Infierno por la senda de la GR11 por lo que se trata de una ruta muy transitada. Además, las tres cimas que componen los Picos del Infierno cuentan con más de 3000m y se ubican relativamente cerca del Refugio de Casa de Piedra.

Por lo general, el aprovisionamiento de agua no suele ser un problema ya que las torrenteras que abastecen el Ibon Azul superior se sitúan bastante arriba. No obstante, hay que tener en cuenta que el trayecto desde el collado hasta las cimas de los Picos del Infierno no es corto.

Las posibilidades de pernocta son múltiples: podemos hacer noche en el Refugio de Bachimaña así como en los vivac habilitados en los Ibones Azules. También podemos plantar la tienda de campaña en los alrededores de los ibones.

Incluso cabe la posibilidad de realizar el itinerario de un tirón si madrugamos y nos vemos con ánimo suficiente.

PRIMEROS REPECHOS

Comenzamos junto a la edificación ubicada a la derecha del refugio de la Casa de Piedra. La senda se eleva en dirección N en paralelo al rio Caldarés y está perfectamente señalizado con la característica marca rojiblanca de las GR. Además cuenta con múltiples hitos que nos ayudarán a mantener el rumbo en los tramos menos evidentes.

Ascendemos rápidamente por un terreno arbolado de fuerte pendiente mientras serpenteamos entre los continuos resaltes. Casi sin darnos cuenta, habremos superado este corto pero intenso tramo para adentrarnos en el barranco de Caldarés.

El camino se estrecha notablemente y el firme adquiere un perfil más rocoso, tornándose resbaladizo en los puntos en los que converge con las placas que componen la muralla E. Con el calzado adecuado no será necesario el uso de los pasamanos de cable instalados, incluso con el suelo mojado. Sobre granizo o hielo en cambio, evitará más de un susto. No debemos olvidar que aunque en multitud de reseñas el camino hasta el Refugio de Bachimaña se considera apto para todos los públicos, estamos en una ruta de alta montaña.

Una vez abandonamos el barranco llegamos al Llano de Bozuelo, un inesperado vergel en forma de planicie herbosa que aprovecharemos para recuperar pulsaciones y continuar manteniendo rumbo N adentrándonos de nuevo en el bosque.

Aquí el terreno se vuelve más cómodo permitiéndonos avanzar notablemente, tanto en metros recorridos como en acumulación de desnivel.

CAMINO A LA CASCADA

El camino nos lleva de nuevo a buscar la cota del rio, teniendo que descender abruptamente unos cuantos metros por una zeta escalonada sobre terreno rocoso, fuera de la arboleda. Seguimos el curso del rio mientras el valle se va abriendo y tras un breve descenso tendremos a la vista la impresionante Cascada do Fraile.

Para llegar a ella continuaremos por la senda, que corta la base de una ladera propensa a los aludes, y que está debidamente señalizada con postes y señales de advertencia. Durante el invierno, sin embargo, existe una subida alternativa que parte desde la margen izquierda del rio, en dirección E por el Barranco de Lavaza.

La senda vira hacia el NO casi sobre la base de la cascada y comienza su ascenso por la Cuesta del Fraile. Nos esperan más de 100m de desnivel por una fuerte pendiente que salvaremos siguiendo el trazado en zigzag. Nos exigirá algo más de esfuerzo que el primer tramo de subida, junto al refugio de la Casa de Piedra.

La salida se efectúa por una diagonal ascendente en dirección NE mientras se abandona la zona propensa a los aludes. En pocos metros, finalmente, nos topamos con la bifurcación que separa la GR11 del camino que conduce al Refugio de Bachimaña.

Tras cruzar por la pasarela que atraviesa el desagüe del lago y remontar una pequeña colina sobre la que se asienta el Helipuerto, llegamos al refugio.

LOS CUATRO IBONES

Sin desviarnos del cruce que divide los caminos de la GR11 y el refugio, continuamos en dirección NE. Bordeamos el Embalse de Bachimaña Bajo por su izquierda hasta llegar a la altura del represado que cierra el Embalse de Bachimaña Alto. El camino vira hacia el O en busca del arroyo que conecta el embalse con el Ibon Azul Inferior bordendo la base del espolón E del Arnales.

El acceso principal hacia los Ibones Azules discurre por la margen izquierda del rio, aunque existe una senda alternativa que lo remonta por el derecho. Continuamos por la GR11 cruzando el rio por la pasarela de aluminio instalada o bien directamente por su cauce.

Señalar que durante nuestro ascenso, la pasarela se encontraba intransitable puesto que se encontraba completamente destrozada. La acumulación de nieve o el caudal del deshielo posiblemente tuvieran algo que ver con ello. Por otra parte, el tradicional paso formado por una sucesión de rocas que surcan el rio  se encontraba totalmente sumergido. Finalmente, no nos quedó otra que el vadeo a la vieja usanza: pantalón remangado hasta la rodilla y las botas anudadas alrededor del cuello.

Retomamos el camino nuevamente por la GR11 y en pocos minutos llegamos al Ibon Azul Inferior. Junto al camino encontraremos un espacio habilitado para el vivac, con su característico murete de piedras que lo delimita a la vez que protege del viento. El camino hacia el Ibón Azul superior bordea el lago por su lado derecho y nos concederá dos opciones. En la primera de ellas, continuaremos por el itinerario señalizado y ascenderemos la colina que lo delimita. Su alternativa bordea el lago por una senda que corta la colina en una sucesión de pequeños resaltes.

ENTRE DOS GRANDES

Salimos de la colina desde la senda alternativa en dirección NO con el Ibon Azul Superior a la vista. El sendero continua junto a la orilla N, entre ésta y la base de Punta Zarra. Abandonamos el Ibón en dirección O y a partir de aquí hasta el collado, perdemos de vista el suelo rocoso. La nieve presenta un manto continuo inusualmente espeso para esta época del año y el camino surca la lengua de nieve por un trazado diferente al de la GR11.

La traza asciende cortando la ladera bajo el Glaciar del Infierno evitando la vaguada que forma con Punta Zarra. A diferencia del trazado de la GR11 en ausencia de nieve, evitar la vaguada nos aleja de la trayectoria más probable ante una eventual purga de nieve.

A medida que llegamos al Cuello del Infierno la inclinación del terreno decrece hasta llegar al collado casi en llano. En este punto la GR11 vira hacia el N para dirigirse hacia el Collado de Tebarray y descender hacia Respomuso. Nuestro itinerario por contra, se eleva desde el cuello hacia el sur.

El camino normal hacia los Picos del Infierno efectúa un cambio de vertiente mediante una diagonal ascendente que parte desde nuestra posición hacia el SO. Una vez en la vertiente O el sendero se vuelve menos evidente y habrá que prestar atención para no tomar el camino equivocado.

UNA APROXIMACIÓN DE ALTURA

Desde el collado nos dirigiremos al S por una fuerte pendiente de roca descompuesta. A pesar de tratarse de una subida evidente, la uniformidad cromática del terreno y los múltiples atajos hacen que debamos prestar atención para elegir el mejor de los trazados.

El terreno que a priori no parece especialmente cómodo, proporciona una pisada bastante firme y estable. Debido a ello el avance se produce rápidamente y se traduce en una considerable suma de metros acumulados. Casi sin darnos cuenta habremos llegado al hombro que divide en dos el espolón del Garmo Blanco y que precede a la arista final del mismo.

En pocos minutos llegamos al inicio de la arista del Garmo Blanco con una impresionante vista sobre la vertiente N de los Picos del Infierno. El primer tramo de la arista sortea los puntos más elevados manteniéndose unos metros por debajo del corte, mientras dibujamos una trayectoria de travesía. Tras realizar la horizontal el camino nos monta sobre la arista sin mayores dificultades.

La salida de la arista se efectúa a través de una placa tumbada que superaremos por su parte derecha. Para ello tomaremos como referencia una pequeña grieta horizontal a la altura de los pies. La roca tiene buena adherencia para las botas y numerosos agarres para las manos (F+). En consecuencia, la progresión se produce de un modo natural. Este hecho sumado al ambiente alpino supone un aliciente y un buen preámbulo de lo que nos aguarda.

Finalizado el tramo de la arista, únicamente queda una loma final que nos transporta directamente hasta la cima del Garmo Blanco.

EN BUSCA DE LAS CUMBRES

Desde la cima del Garmo bajamos en dirección S por terreno rocoso hasta dar con la ladera O. La ladera se sitúa a pocos metros de la cima y se aprecia como la mejor alternativa para el descenso, que deberemos ejecutar con cautela puesto que la roca descompuesta se desprende con facilidad, pudiendo ocasionar caídas de piedras sobre la ruta normal de ascenso a los Picos del Infierno.

Llegamos a conectar con la senda de la ruta normal y abandonamos rápidamente la línea de caída de piedras. Se aprecia con facilidad el camino que se alza en busca del paso de la Marmolera en una diagonal ascendente. El sendero araña la ladera que se alza desde el Barranco de Pondiellos  600m por debajo de nuestra cota, así que a pesar de que el camino ofrezca una pisada segura, no nos dará margen para cometer muchos errores.

Continuamos por la vertiginosa senda hasta llegar al paso de la Marmolera, apreciable debido al repentino cambio en el tipo de roca. Abordamos el paso abandonando el borde del camino y nos adentramos en su interior buscando la rampa de salida, que hallaremos tras superar un par de escalones.

La salida conduce a una pequeña horcada desde la cual efectuaremos el cambio de vertiente. El camino continúa por una sucesión de escalones por terreno menos expuesto hasta el punto más alto. En escasos minutos llegamos a la cima del Pico del Infierno O. Desde este lugar podemos apreciar con total nitidez la belleza y espectacularidad de la arista que conecta con el Infierno Central.

UN PASEO POR LAS NUBES

El tramo de la arista se pasa con facilidad debido a que en su mayor parte presenta un firme estable. Tiene anchura suficiente para no tener que hacer equilibrios, por lo menos en días sin viento.

Recorremos sus casi 300m mientras contemplamos las dos vertientes que cuelgan desde nuestros pies. A nuestra izquierda los más de 100m que nos separan del maltrecho Glaciar de la cara N. Por la derecha los 300m que descienden súbitamente hacia los Ibones de Pondiellos. Llegamos a la cima del Infierno Central con una sonrisa dibujada en la cara y no es para menos. El paseo por su arista bien la merece.

RECORRIDO EN FORMATO TÚNEL PANORÁMICO 360º Y VR

Activa la pantalla completa en el panel de control

  • Flechas direccionales en la pantalla
  • Mapa Interactivo
  • Menú dividido por tramos

Pulsa el botón principal y arrastra el ratón para mover la perspectiva

Navegación dual mediante flechas direccionales o marcadores móviles de imagen anterior y siguiente

AVISOS

  1. La navegación por el túnel panorámico está optimizada para PC, pantallas UHD o proyector, por lo que no se recomienda su visualización mediante dispositivos móviles.
  2. Este prototipo ha sido desarrollado en su totalidad por una única persona utilizando software de terceros y sin ningún tipo de apoyo económico externo, debido a esto, la usabilidad y velocidades de carga están limitadas. Agradezco de antemano tu paciencia y comprensión.

VIVAC

Espacios protegidos donde pasar la noche al aire libre

Existen zonas habilitadas por encima del Ibón Azul Inferior

REFUGIO

Edificaciones habilitadas para comer y dormir, con o sin guarda

En la base: Refugio de la casa de Piedra.

En el Ibon de Bachimaña: Refugio de Bachimaña

AGUA

Lugares de abastecimiento de agua potable

El itinerario cuenta con varias fuentes y arroyos para el abastecimiento

PRECAUCIÓN

Zonas de especial atención por riesgos objetivos

Riesgo de desprendimiento de piedras entre el Garmo Blanco y  la Marmolera.

Pasos de II grado en la arista del Garmo Blanco

SEGURIDAD

Rápeles, anclajes y demás elementos de seguridad

Existen pasamanos instalados en el barranco de Caldarés.

OTRAS RUTAS DE TREKKING